El vidrio curvo arquitectónico es un material de construcción muy versátil que tiene posibilidades casi ilimitadas para los arquitectos. Como componente extremadamente duradero, seguro y fácil de mantener, ofrece una interesante gama de usos en nuevas construcciones.

Hay muchos beneficios estructurales al usar vidrio curvo en tu proyecto. El arqueamiento permite que el vidrio se vuelva altamente resistente a la carga.

El vidrio curvo templado sirve como un vidrio de seguridad ya que cuando se rompe, no se rompe en pedazos afilados, por lo tanto, es inofensivo para las personas. Por eso estos vidrios se utilizan en las zonas donde se requiere un alto grado de seguridad como en ventanas, muros o escaleras.

El vidrio es una opción ecológica ya que puede ser reciclable. El vidrio reciclado se puede utilizar en lugar de hasta el 95 % de las materias primas. Utilizar vidrio en la arquitectura es una tendencia contemporánea, ya que su transparencia ofrece una sensación de espacio y permite el paso de más luz natural.

El vidrio está asociado con un aspecto limpio y minimalista, y se utiliza tanto en el interior como en el exterior de los edificios residenciales y comerciales contemporáneos. Además, es duradero contra las variaciones de temperatura y, por lo tanto, puede resistir cualquier condición climática de manera eficiente.

¿Quieres saber más sobre el tema? Sigue a Cristales Curvos San Vicente.